Madre y padre con su hijo.

Familia Saludable

Los padres pasan mucho tiempo cuidando a sus hijos. Vistiéndolos bien, vigilando que no pasen demasiado tiempo en el ordenador, que estudien y que coman bien. Pero, este último puede ser el punto débil en muchas familias. Las prisas, la falta de tiempo en familias donde los dos padres trabajan, la prevalencia de comida precocinada resultan que la dieta diaria de  muchas familias es deficiente. ¿Cómo podemos cambiar eso? Leer más...

El número de niños con sobrepeso en España sigue aumentando. Varios estudios indican que el porcentaje de niños afectados es más del 20%. Y ya se sabe que tres cuartos de los niños y adolescentes en Europa no comen la cantidad recomendada de frutas y verduras lo que deja en relieve el desequilibrio en la alimentación de los jóvenes. Lo lamentable es que la mayoría de los niños simplemente carecen del apoyo de sus padres para desarrollar hábitos alimenticios saludables desde el principio. Si los padres comen mal lo más probable es que sus hijos también coman mal. ¿Y cómo cambiar eso?

La forma más efectiva de aficionar a los niños a la comida saludable es enseñándoles que la comida sana puede ser realmente sabrosa y divertido y, que nosotros los padres, damos buen ejemplo en familia comiendo alimentos saludables. También, hay que involucrarlos en el proceso de comprar los alimentos frescos y preparar las comidas en casa. A los más pequeños, es mejor darles diferentes opciones saludables para que escojan la que más les gusta así parece una elección suya en vez de una imposición. Intenta que la cocina sea un sitio divertido y acogedor donde toda la familia pasa mucho tiempo junto y no un lugar simplemente de paso.